Fútbol

Liga Santander – Jornada 12 – Celta de Vigo

marcador

Goles de Benzema (2), Sergio Ramos (p) y Dani Ceballos. Los del Celta obra de Hugo Mallo y Brais Méndez.

El que vive enamorado delira, a menudo se lamenta, siempre suspira, y no habla sino de morir. Pietro Metastasio (1698-1782) Poeta italiano.

Hola qué tal, cómo estás. Bienvenido a este rinconcito de madridismo. Hoy aprovechando que por un lado estoy en fase melosa y que por otra parte han jugado nuestros chicos del BA-LON-CES-TO; voy a hablarte del

Enamoramiento

Mi todavía querida RAE define enamorar en primera acepción como “Excitar en alguien la pasión del amor” y amor en la tercera como “Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo“.

No te cuento nada nuevo: en este blog amamos al Real Madrid, es algo que no requiere de más explicación. Pero, me pregunto, ¿hace el Real Madrid, este Real Madrid actual, todo lo posible para enamorarnos?

A ver si contándote mi experiencia personal (para qué si no mantengo este blog) consigo explicarme.

Domingo, salón de mi casa, 19:15 horas. Faltan 15 minutos para que comience el partido entre el Montakit Fuenlabrada y los chicos de Pablo Laso. Ya estoy tumbado en el sofá, me he servido una cerveza de trigo y he abierto una lata de mejillones de las Rías al pimiento de espelette en aceita de oliva. Por supuesto, he cogido el mando de la tele con la intención de no soltarlo. Según se acercaba la hora de comienzo me iba relamiendo (y no solo por los mejillones) solo de pensar en, por ponerte algún ejemplo, las mandarinas de Sergio, los tapones de Edy, la lucha del Facu, la elegancia de Anthony, la sobriedad de Gustavo, la facilidad para armar el brazo de Jaycee, el malabarismo de Rudy o la perseverancia de D. Felipe. Es lo que tiene este equipo, que enamora, que me entran unas ganas horribles de que comience el partido en la seguridad de que en ese mismo momento también comenzaré a disfrutar. Y eso es algo que es total y absolutamente independiente de cuál sea el resultado final: gane o pierda te quedará siempre la sensación de que has asistido a un gran espectáculo.

Mismo día, mismo lugar, 20:30 horas. Faltan 15 minutos para que comience el partido contra el Celta de Vigo. Pues qué quieres que te diga: ni repongo la cerveza ni mucho menos los mejillones. Sigo viendo a Klemen, a Santi, a Gabi y a Jeff a pesar de que el partido contra el Fuenla ya está finiquitado. No te miento: no tengo ninguna gana de cambiar de canal. Y es que los chicos de Solari, antes de Lopetegui, no enamoran, no excitan en mí la pasión del amor. No haces que se pare tu mundo para verlos. Y de verdad que lo siento porque, por encima de todos, soy futbolero; soy de Asensio, de Ceballos, de Bale, de Kroos, de Odriozola y de Modric. Hay días que soy de Isco, de Marcelo, de Varane y hasta de Benzema. Pero no hay manera … ellos no quieren ser de mí, qué le vamos a hacer. Bueno, Dani y Álvaro un poco sí que quieren, las cosas como son.

Odriozola

(www.realmadrid.com)

Pero, claro, al final te puede el sentimiento, dejas al Facu al mando de lo que queda y te pasas a Balaidos. Y la primera impresión es la que esperabas: tenemos el balón, lo movemos de un lado a otro y, más o menos, parece que tenemos el control. Pero ya está, hasta ahí llegábamos. Casi parecía como si dieran puntos por sobar la pelota y no por meter gol.

Claro que también hay que decir que bastante teníamos con mantenernos en pie. Con decirte que Hugo Mallo, Cabral o Juncà tenían que haber sido expulsados antes del descanso creo que te haces una idea de lo que te quiero decir y a qué me refiero: hacía mucho tiempo que no veía a un equipo tan violento sobre un terreno de juego. Alguno cuando ha llegado al vestuario y ha recogido sus cosas seguro que ha visto como hasta su DNI tenía rasguños. Resultado: tres lesionados (Casemiro, Reguilón y Nacho) y otros tres muy tocados (Bale, Javi Sánchez y Odriozola). Ahora que parece que todos hemos entendido la importancia del VAR quizá lo próximo será darle más funciones de las que tiene actualmente. O eso o que los árbitros entiendan de una puñetera vez que una patada a la rodilla o un codazo no pueden tener la misma sanción que una simple protesta. Con decirte que por primera vez en muchos años Iago Aspas no ha largado del árbitro después de un partido contra el Madrid … queda todo dicho.

Y así, entre el control del juego, la seguridad de Courtois, el buen quehacer de Kroos y Ceballos (este con golazo incluido), las lesiones, la permisividad arbitral, la percusión constante de Odriozola y la, POR FIN!!!, definición de Benzemá; fueron pasando los minutos hasta el 2-4 final.

Ceballos

(www.realmadrid.com)

Quiero hacer una mención especial para Solari porque ha conseguido sacarnos de la depresión en la que nos habíamos metido y que nos tenía postrados en la UVI. Y así, sin hacer ruido, resulta que nos hemos puesto a cuatro puntos del líder de LaLiga, tenemos encarrilada la eliminatoria de Copa y casi a punto la clasificación en la fase de grupos de la champions. Que sí, que vale, que todo esto se ha conseguido a costa del Melilla, el Pilsen, el Valladolid y el Celta. Pero, qué quieres que te diga, visto lo visto en las jornadas anteriores creo que la mejoría es palpable. Ya sabes: a falta de pan, buenas son las tortas. A la espera del enamoramiento bueno es ir recuperando el cariño.

Se viene además el parón de selecciones. Bienvenido sea si sirve para que el bueno de Santiago siga ajustando sus ideas sobre el equipo y para que los lesionados se recuperen … al fin y al cabo, salvo que el azar nos empareje antes en la Copa, queda mucho para volver a jugar contra el Celta.

En fin, descansemos de LaLiga y centremos nuestros ánimos en la Selección. Ya te iré contando.

La entrada de hoy para el diccionario:

quetepegoleche: palabra que los jugadores del Celta tienen que escribir 1.000 veces después de cada entrenamiento.

Categorías:Fútbol

Tagged as:

3 replies »