Fútbol

Champions League 2021-22 – Semifinales – Ida – Manchester City

Goles de Benzema (2) y Vini Jr
De Bruyne, Gabriel Jesus, Foden y B. Silva para el City

La vida se contradice tanto que uno se las arregla como puede con la vida.

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor francés.

Hola, qué tal, cómo estás. Bienvenido un día más a este pequeño rincón de madridismo. Desde ya te aviso de una cosa: aquí no busques grandes aspavientos, cánticos a la épica o grandilocuentes palabras elogiando que los nuestros nunca se rinden.

(www.realmadrid.com)

Y todo porque será ADN, será vicio o será táctica; pero lo que tengo más que claro es que …

Esto no es sano

Es imposible, no puede serlo. No puede ser saludable ver a Alaba querer y no poder, a Carvajal no poder, aunque supongo que sí quería, a Mendy noqueado y sin saber por dónde le venían los golpes y a Militao intentando tapar los agujeros de sus compañeros … mientras que al hacerlo él mismo provocaba alguno.

No puede ser bueno para la salud ver a Kroos convertido en un guiñapo, fuera de posición, de rango y hasta de forma. Diría que hasta duele en el alma. Provoca también ardor de estómago ver a Valverde corriendo como pollo sin cabeza y a Modric desesperado intentando poner algo de orden.

(www.realmadrid.com)

Y sobre todo, duelo ver a Courtois con los ojos inyectados en sangre queriendo matarlos a todos. Baste decir que a los treinta minutos el mayor motivo de felicidad que teníamos era comprobar que únicamente nos habían marcado dos goles. Dicho de otra forma: estábamos celebrando que no nos habían cascado cuatro … te juro que me pinchan y no sangro.

Sólo los tres de arriba, apoyados de vez en cuando por Modric, ponían algo de mordiente, de lucha y de amor propio intentando poner en dificultades a la defensa del City. Y precisamente de la presión de Luka salió el primer gol. El balón le quedó a Mendy que extrañamente para lo que en él es habitual la puso casi bien al borde del área grande y ahí Karim se sacó un remate de la nada que acabo en el fondo de la red.

El City acusó un poquito el golpe e incluso tuvimos otra oportunidad en los pies de Rodrygo. Y así, con más o menos algo de tranquilidad, resultó que nos fuimos al descanso perdiendo sólo de uno: ni tan mal, visto lo visto, sufrido lo sufrido y padecido lo padecido.

Sabes que no me gusta librar a los jugadores de su responsabilidad, al fin y al cabo son los que están sobre el campo. Pero en este caso hay que hacer también especial mención al míster. Es fácil hablar a toro pasado y criticar la alineación que puso y como sacrificó a Kroos poniéndole en una posición que no es la suya. Esa parte la compro.

(www.realmadrid.com)

Pero hay una cosa que sí se le puede criticar porque es algo en lo que ha vuelto a caer: en cualquier encuentro, y más si el partido es del nivel de hoy, no se debe poner a ningún jugador que no esté al 100%. No hay discusión ni excusa posible para hacerlo. Forzarlos sin sentido provoca que no aporten nada al equipo, que fallen estrepitosamente en alguna jugada, que queden vendidos ante el rival y que al final tengas que cambiarlos en el descanso. A buen entendedor …

En fin, volvamos al partido que está ya en la segunda parte. Cualquiera podría pensar que en el descanso Carletto habría retocado algo y dado alguna instrucción. Los jugadores habrían aprendido la lección de la primera mitad y saltarían al campo más concentrados para que no se repitiera el esperpento de los primeros treinta minutos. Habría esperado también algún cambio, además del obligado de Alaba, pero, en fin, no es Ancelotti hombre de revoluciones.

Pues que si quieres arroz Catalina. Vuelta a las andadas y tercero del City a los 8 minutos tras una pérdida de balón entre Mendy y Vini. ¿Salir concentrados, dices? Naaaaaa (por no decir otra cosa), la concentración está sobrevalorada. Otra vez la tensión arterial que sube mientras echas por la boca todo tipo de exabruptos y miras hacia todos los lados buscando un culpable: trabajo fácil, culpables eran todos.

(www.realmadrid.com)

Sí, claro, ya lo sé: dos minutos tardó Vini en reducir la ventaja inglesa y marcar el segundo nuestro tras una jugada espectacular que se inició en el centro del campo, librándose de su marcador con un quiebro y sin tocar la pelota y enfilando como alma que lleva el diablo la portería contraria. El gol que uno espera de Mbappé, cocinado y servido por el más aventajado de los brasiniños.

Y entonces, una vez te has tranquilizado, vuelves a pensar lo mismo de antes: ya está, hemos salvado otro match ball, ahora el City estará aturdido y bajará el pistón, Carlo hará algún cambio para apuntalar el medio del campo, estaremos más concentrados y quién sabe si en alguna contra incluso podremos hasta empatar … siempre he sido un iluso, lo sé.

Una tras otra se siguieron sucediendo las ocasiones cityzen, y cuando no era el palo el que nos salvaba, era Carvajal a puerta vacía o la propia inoperancia de los delanteros ingleses. El esperpento final llegó en el minuto 74 cuando Kross hizo una falta al borde del área, el árbitro hizo el ademán de pitarla, nosotros nos quedamos parados pensando ya en formar la barrera, el árbitro que no pita y Bernardo Silva que se aprovecha para hacerse con el balón y colarnos un gol por toda la escuadra, tanto de la portería como del alma. Estar concentrados los noventa minutos … si es que te tienes que reír.

Otra vez celebrando que sólo nos habían metido cuatro y no seis o siete, que era lo normal. Pero, como ya sabes, el corazón tiene razones que la razón no entiende y en ese momento aún nos quedaba algo de esperanza que se basaba únicamente en la experiencia de los minutos anteriores. Si en dos ocasiones hemos sido capaces de bajarles los humos y hacerles sendos goles ¿por qué no una tercera?

(www.realmadrid.com)

Por juego no iba a ser. Podría ser por alguna individualidad, pero ya habíamos agotado el cupo con los goles de Benzema y Vini. Tenía que llegar entonces por algún error ajeno. Yo la verdad esperaba que el culpable fuese su portero (no sé, pero creo que va demasiado de sobrado, a ver si en una de estas se hace un Donnarumma). Pero resultó ser Laporte el que nos regaló un penalti de esos en los que se merece una colleja doble … y la felicitación por mi parte, claro.

El penalti lo metió Benzema … tirándolo a lo Panenka. Que sí, que visto el resultado toca decir aquello de qué grande, qué genio y qué güevos tiene y tal y tal … pero si lo llega a fallar por haberlo tirado así lo de la colleja a Laporte se habría quedado en un juego de niños, no sé si me explico.

Esta vez el equipo de Guardiola sí que acusó el golpe de una forma casi definitiva, lo que unido a que ¡¡¡por fin!!! aprendimos a dormir el partido, de ahí hasta el final ya no hubo que lamentar más percances por nuestra parte. Bien está lo que bien acaba, ya sabes.

(www.realmadrid.com)

Me queda la sensación de que puede ser que tengamos más vidas que un gato, o que estemos condenados a vivir eternamente el día de la marmota, aquél en el que siempre comenzamos palmando y siempre terminamos ganando. Si eso fuera así no estaría de más recordar que los gatos sólo tienen siete vidas y que la marmota puede llegar un momento en que se canse de tanto repetirse.

Espero que ese momento no llegue el miércoles de la semana que viene, día en el que jugaremos la vuelta de esta eliminatoria. Será en el Bernabéu a las 21:00 horas. Por aquí te lo contaré, siempre que la celebración por el pase a la final o el disgusto por habernos quedado por el camino, me lo impidan. Nos leemos. Yo voy a tomarme una tila y a meterme en la cama a descansar porque te puedo asegurar que estoy reventado. No, esto no es bueno para la salud, ya te lo digo yo. Disfruta del momento, madridista.

(www.realmadrid.com)

Categorías:Fútbol

Etiquetado como:,,