Fútbol

Liga Santander 2021-22 – Jornada 19 – Getafe CF

Gol de Enes Ünal

Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza.

Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.

Hola, qué tal, cómo estás. Bienvenido un día (y un año) más a este rinconcito de madridismo. Te confieso que a mí me pasa todas las mañanas: suena el despertador, lo buscas a ciegas moviendo las manos torpemente por la mesilla, lo alcanzas y a duras penas consigues apagarlo.

Sigues jurando en arameo mientras te vuelves a tumbar en la cama mirando para el techo. Intuyes que no te vas a dormir más y precisamente por eso, cierras los ojos. En ocasiones incluso te rascas el cerebro utilizando como puerta de acceso la cuenca de esos mismos ojos que has cerrado. Y es entonces cuando dices aquello de …

Sólo un ratito más

Sustituye «ratito» por la medida que quieras: dos, tres, cinco y hasta diez minutos. Tengo un conocido que se pone el despertador quince minutos antes de lo que debería para poder decir que se ha quedado un cuarto de hora más en la cama, porque sí, porque él lo vale.

Yo la medida la suelo poner en los cinco minutos. La mayoría de las veces no pasa nada, es decir, unas veces antes de que se cumpla el tiempo establecido y otras en el límite, el caso es que te levantas a tiempo, te das una duchita y, venga, a producir.

El problema viene cuando esos cinco minutos se convierte en (pon aquí también tú la medida) minutos más. Entonces vienen las prisas, los abrazos amorosos entre el dedo meñique del pie derecho y la pata delantera izquierda de la cama, el no recordar que la puerta de la habitación está cerrada, lo que provoca otro abrazo, esta vez con la frente, y creer que el agua caliente es el mando de la izquierda.

(www.realmadrid.com)

Pues ni más ni menos eso es lo que nos ha pasado hoy. No parece que hiciera mucho frío en Getafe pero, en todo caso, seguro que se estaba más calentito en el vestuario. Me los imagino cuando Carletto dio la orden de salir al campo: noooo, espereeeee, cinco minuto más, que todavía es muy pronto. Y, claro, pasó lo que tenía que pasar.

Pasó que salimos al campo dormidos y que no habíamos llegado aún al minuto diez cuando Militao en un alarde indigno de la perfecta temporada que llevaba hasta ahora pero acorde con la época en la que nos encontramos, le regaló el gol a Enes Ünal y, por extensión, la victoria al Getafe.

Y mira que el Geta había hecho todo lo posible por despertarnos de nuestro letargo: únicamente Courtois se salvó de llevarse una tarascada, patada, golpe o directamente una coz. Todo ello con el beneplácito de su excelencia el colegiado del encuentro que, cual supernani en modo bondadoso, lo único que hizo fue decirle a los jugadores azulones que así no, que ni una más, que como hicieran otra falta no iba a tener más remedio que enseñar una tarjeta … a uno de los nuestros, claro. Como así sucedió. Y es que pocas cosas hay más previsibles en esta liga nuestra.

El gol terminó por despertarnos, pero fue un despertar muy corto, Un muy buen tiro de Modric que David Soria desvió a córner, otro estupendísimo remate del croata tras jugada de Casemiro, Rodrygo y Benzema, que se estrelló estruendosamente en el larguero y otro remate a bote pronto de Kroos que se marchó fuera.

(www.realmadrid.com)

Todo esto cuando aún no habíamos llegado al minuto veinte de la primera parte. Que dices, pues mira, nos hemos despertado tarde pero parece que todavía llegamos. Venga, empatamos antes del descanso y luego metemos dos en la segunda parte … pues que si quieres arroz, Catalina. Volvemos a caer en la modorra y nos echamos una siestecita. Y es que tuvimos que esperar hasta el minuto sesenta y siete para tener otra oportunidad.

Para cuando llegó ese momento, el trencilla había alcanzado un punto que sólo está al alcance de unos pocos elegidos: desquiciar a Modric, tócate los webs. Pero no contento con eso, tres minutos después alcanzó el nirvana no señalando penalti en un agarrón sobre Marcelo. Como no puede decir que no lo vio porque estaba delante de la jugada, esperando estoy que algún gurú me explique por qué eso no es penalti.

Llegó el minuto noventa y, como era de esperar, cero sorpresa también en eso, no se descontó todo el tiempo que se había perdido, por mucho que al tiempo inicialmente marcado (siete minutos) se le añadiera uno más. Otra lucha perdida a la que seguro seguiré volviendo en los próximos partidos.

Eso sí, también te lo digo, no habríamos hecho un gol por mucho que el partido hubiera durado media hora más. Y es que debemos tener claro que cuando suena el despertador hay que ponerse inmediatamente en marcha que luego vienen las prisas y ya se sabe lo malas consejeras que éstas son.

En fin, que no te quiero entretener más. La próxima parada será el sábado que viene a las 21:00 horas, en casa y contra el Valencia. Partido duro que pondrá a prueba la capacidad de los nuestros para retomar la senda buena, la de la victoria, claro. Por aquí te lo contaré. Nos leemos.

(www.realmadrid.com)

Categorías:Fútbol

Etiquetado como:,,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s