Fútbol

Supercopa de España 2020 – Final – Atlético de Madrid

marcador

Campeones de la Supercopa de España en los penaltis (4 – 1)

Existen algunos momentos y ocasiones extrañas en este complejo y difícil asunto que llamamos vida, en que el hombre toma el universo entero por una broma pesada, aunque no pueda ver en ella gracia alguna y esté totalmente persuadido de que la broma corre a expensas suya. Herman Melville (1819-1891) Escritor estadounidense.

Hola qué tal, cómo estás. Bienvenido a este rinconcito de madridismo. Pues nada, ha caído el título de la Supercopa, el menos importante en escalafón de todos los torneos que disputamos este año pero muy valioso para la moral del equipo y, por extensión, de nosotros los aficionados. Ha sido este un partido muy de ajedrez, muy de mover las piezas buscando las cosquillas al contrario, muy de replegar los peones para proteger al Rey, mucha jugada de anulación y poco repertorio de aperturas.

Pero al final, ha pasado lo de casi siempre:

Blancas juegan y ganan

Empezamos dominando poniendo en juego una buena apertura, concretamente una muy parecida a la apertura italiana: controlando el centro del campo de forma rápida con el peón y el caballo (Case y Kross) e intentando colocar a los alfiles en las casillas más peligrosas (Isco y Modric).

Oponía el Atleti una defensa francesa que, a pesar de parecer algo pasiva, les permitía ajedrezsalir rápido para arriba cada vez que robaban un balón. Y cuando no lo robaban ahí estaban Sergio Ramos y Mendy para darles algo de aire.

Claro que no eran precisamente Bobby Fisher, Carlsen, Karpov ni Kasparov los que estaban sobre el terreno de juego pero a pesar de ello hemos visto llevar a cabo enroques, clavadas, bloqueos, desviaciones, atracciones, intercepciones de líneas y de casillas, ataques dobles peones, alfiles, torres y hasta caballos. Y aunque, evidentemente, no parecíamos el Brasil del 70 sí que creo por lo menos durante el tiempo reglamentario hemos merecido algo más ya que hemos sido los únicos que parecía que realmente querían hacer algo de provecho y ganar el partido.

Total, que hemos llegado al final de los 90 minutos con tablas. Eso sí: creo que llegó un poquito mejor el Atleti a esta fase más que nada porque Simeone había gestionado mejor los cambios: había jugado a las tablas y lo había conseguido … ahora solo tenía que poner sobre la cancha jugadores más frescos que pasaran por encima de un equipo que, las cosas como son, estaba muy cansado …. excepto Valverde, claro.

Valverde

Y así llegamos a la jugada crucial del partido: la falta de Valverde a Morata que le costó la expulsión. Parto de la base de que, conociendo al interfecto (hemos sufrido aquí a Morata bastante, tenemos para hacer una enciclopedia) yo no estoy tan seguro de que la jugada hubiese acabado en gol. Dicho lo cual la falta, dura, muy dura; es normal que la haga y, aunque no les guste a los puristas del juego limpio, está bien hecha. Cualquier aficionado al fútbol hubiera visto con buenos ojos que un jugador de su equipo hubiera hecho lo mismo y le hubiera recriminado sonoramente su actuación de no haber sido así. Excepto el Rey, cualquier pieza del ajedrez es sacrificable. Ha sido éste ni más ni menos que el sacrificio de un peón por un bien común y, por tanto, un bien mayor. Un gambito en toda regla. Podemos buscarle al gato todos los pies que queramos, pero no vamos a encontrar nada más que cuatro. Valverde ha estado por encima del resto en todo el partido … y en esta ocasión también.

Tan ha sido así que incluso Simeone le ha felicitado camino de los vestuarios sabedor de que él habría hecho exactamente lo mismo.

Simeone-Valverde.jpg

No me quiero despedir sin hacerte una pequeña reflexión sobre nuestro míster. No soy un gran fan del Zidane entrenador, no tengo que esconderlo. Eso sí, siempre me han parecido bastante ventajistas y faltas de rigor esas constantes llamadas a la flor, al jardín y a la casualidad (que no a la causalidad); en definitiva, a la suerte y por ende a quitarle cualquier atisbo de mérito en las victorias del equipo. La realidad es que parece que lo está volviendo a hacer: me refiero a montar un equipo, a sacarlo adelante, a convencer a los suyos de que su método es el bueno y a dejar sin argumentos a todos los jardineros frustrados que pueblan el universo futbolero. ZZ lo está haciendo de nuevo y yo que me alegro.

ZZ

En fin, otro título para las vitrinas y una inyección de moral para el futuro. Recuérdalo siempre: cuando las cosas se ponen serias …

¡¡¡Blancas juegan y ganan!!!

Es lo que hay. 

 

 

Categorías:Fútbol

Tagged as: , ,