Fútbol

Champions League 2018-19 – Fase de grupos – Partido 5 – Roma

Marcador.jpg

Goles de Bale y Lucas Vázquez.

Hola qué tal, cómo estás. Bienvenido otra vez a este rinconcito de madridismo que hoy se mece placenteramente en las aguas de la clasificación como primero de grupo para la siguiente fase de la Champions.

Ahora que también te digo que el equipo me tiene un poco, un mucho para ser sinceros, desconcertado. Y más que el equipo, el propio Solari, a pesar de que hoy tiene todo el derecho del mundo a decir aquello de …

Vini, vidi, vinci

No sé si será bueno o no pero cada vez con más asiduidad suelo fiarlo todo, o casi todo, o una gran parte, a mi intuición. No sé si te habrá ocurrido alguna vez que estás viendo algo que aparentemente está bien, está casi perfecto, pero una vocecilla interior te avisa de que no es oro todo lo que reluce, de que hay algo que está mal o que, por lo menos, no está del todo bien … pero no sabes qué es. Y, claro, intentar explicarle a alguien que está esperando tu placet y tu visto bueno a algo y decirle que sí … pero que no, que lo ves bien … pero que no acaba de convencerte .. pues es extremadamente difícil.

No creas que únicamente me pasa a negativo, también me ocurre en sentido contrario: ves algo que crees que está mal pero de nuevo la vocecilla te dice que lo revises, que lo mires mejor, que seguro que hay algo que explica lo que está pasando y que no eres capaz de ver en ese momento.

Yo lo llamo el efecto “noloveo” aunque también puedes llamarlo intuición, sexto sentido o simplemente, como me dijeron hace unos días, ganas de tocar los güevos. Es lo que hay y es lo que toca.

Traslado esto al partido de ayer y me salen varios noloveos.

Lo primero: la confirmación de que ser entrenador de fútbol no parece, a priori, una cosa tan difícil. La aplicación de la física cuántica en la medicina: pues sí, eso sí parece difícil … pero decidir una alineación … noloveo.

Llorente

(www.realmadrid.com)

Siempre me preguntaba por qué, por ejemplo, si se lesiona el portero y pones en su lugar a otro portero no haces lo mismo con el resto de jugadores. Si se lesiona Courtois no pones a Bale de portero. A lo mejor lo hace bien, chi lo sa, pero a priori no parece la mejor solución. Ergo, siguiendo el mismo argumento, si se lesiona tu mediocentro titular, no pones en su lugar a alguien que pasaba por ahí, por muy buena actitud y aptitud que tenga. Pues han tenido que pasar casi dos años para que el entrenador de turno (mérito de Solari … quae sunt Caesaris Caesari) ante la baja de Casemiro pusiera no a Kroos, ni a Luka, ni a Ceballos ni a una larga e interminable lista de jugadores … sino a su sustituto natural: Marcos Llorente. El resultado saltó anoche a la vista: partidazo de Marcos y sustancial mejoría del equipo, sobre todo si lo comparamos con el esperpento que vivimos en Eibar.

 

Tampoco llegaba a entender el porqué teniendo a tu disposición a una plantilla llena de extraordinarios jugadores, terminabas jugando siempre con los mismos, estuvieran éstos en mejor o peor forma. Pues parece que, poco a poco y a base de tropezones, Solari (al César lo que es del César) también se va dando cuenta. Que Isco no está … a la grada. Que Asensio no quiere estar … al banquillo, de momento. Lástima que no lo aplique con el resto que tampoco están ni quieren estar. El mejor ejemplo de ello son Marcelo y Varane. De todas formas vaya mi voto momentáneo de confianza en el míster.

Solari

(www.realmadrid.com)

Luego está la fase de lanzamiento de campañas al vuelo. Suele ocurrir después de cada victoria, sobre todo si ésta se ha producido en Champions y, sobre todo también, si ha venido precedida de algún despiste, tropezón o traspié en Liga. En estos casos los noloveos de multiplican por cada esquina.

Lo traslado de nuevo al partido de ayer y te pido en primer lugar que seamos serios: la primera parte fue, como mínimo, igual de calamitosa que la del día del Eibar. Y si no acabó como el rosario de la aurora fue por el estrepitoso fallo de Ünder cuando agonizaba la primera parte. Pero, a pesar de ello, el noloveo había observado algún síntoma de pequeña mejora sobre todo en las figuras de Marcos Llorente, Courtois e incluso Benzema. Fíjate hasta qué punto un mínimo atisbo de luz me dejaba expectante para la segunda parte.

Y lo que ocurrió en el segundo tiempo es que nada más comenzar hicimos el 0 – 1. Sí, te lo reconozco: fue un regalo. Pero qué quieres que te diga, alguna vez tenía que suceder que nos encontrásemos con la suerte de cara. Al poco hicimos el segundo y, con la tranquilidad que nos dio tener el marcador de cara (con el añadido de obtener matemáticamente la primera plaza del grupo), entonces sí, hicimos un partido un buen partido. Incluso dio tiempo para preguntarle otra vez a Asensio si quería: dijo que bueno, que puede, que a lo mejor … pero que de momento no. Lástima … y grande.

Y entonces, ya sabes: que si el Madrid de Champions es otra cosa (que parece que así es), que hemos ganado dónde no hace tanto tiempo se la pegaron Atleti y Barça (que también) o que como somos primeros grupo y tendremos factor cancha a favor en el cruce de octavos ya podemos dar por hecho que estaremos en cuartos (la pitonisa Lola en acción).

Y ahí me asaltan varios noloveo más: ¿por qué esa diferencia entre Liga y Champions? ¿qué habría pasado si en vez de Ünder el rematador hubiera sido Dzeko? ¿va a seguir Marcos como titular? ¿sentará Solari en el banquillo a alguno de los otros que, a día de hoy, están más bajos de nivel? Si las cucarachas pueden sobrevivir a un ataque nuclear ¿que mierdas le echan al insecticida?

Mientras obtenemos respuesta a estas y otras preguntas quedémonos con la leve mejoría observada en el Olímpico de Roma y confiemos en la pericia de Solari para sacar esto adelante. Próxima parada, el sábado en casa contra el Valencia. Viene un miura: se requieren toreros. Ya te contaré si al final la faena ha sido o no de aliño.

20181127_204240

(@DaVeguez)

Nota adicional: es una verdad absoluta que no hay nada como salir fuera para apreciar lo que tienes en casa. Que todo un estadio Olímpico de Roma esté comunicado exclusivamente por una única línea de autobús que, encima, se colapsa a las primeras de cambio; que no haya un taxi que llevarse a la boca y que la única alternativa sea una hora de caminata … es impropio de una ciudad a la que se le presupone preparada para organizar grandes eventos. No me imagino ninguna gran ciudad española en la que esto pudiera suceder. Dicho lo cual, por lo menos la salida del estadio estuvo bien organizada … a pesar de los borregos de siempre.

Lo dicho, nos leemos el sábado.

La entrada de hoy para el diccionario:

cabestro: se dice madridista pero no le gusta el fútbol y mucho menos el Real Madrid y deja a Othar en un simple burrito. ¿a qué vas al fútbol, alma de cántaro?

Categorías:Fútbol

Tagged as: