Fútbol

Champions League 2017-18 – Final – Liverpool FC

Marcador

LA DECIMOTERCERA!!!!!!!!!!!!!

Hola qué tal, cómo estás. Bienvenido una vez más a este rinconcito de madridismo. Permíteme que mi primer pensamiento sea para un amigo, alguien que seguro ha visto el partido y que allá dónde esté me la juego a que ha montado, no una fiesta, sino LA fiesta. Va por tí, Toño. Intentaré estar a la altura, amigo.

Una cosa es continuar la historia y otra repetirla. Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

Qué difícil es organizar tus ideas cuando todas brotan a la vez, cuando éstas se ven además influidas por los sentimientos y cuando la adrenalina ha dejado de hacer su efecto. Es por eso que quizá lo que leas a partir de ahora te parecerá algo caótico y sin sentido. No te parezca mal: es lo que hay, no doy para más.

Comenzaré por una pregunta que me hago de vez en cuando ¿por qué me gusta el fútbol?, mejor dicho, ¿por qué me gusta TANTO el fútbol? … y digo más ¿por qué NOS gusta tanto el fútbol?

balón.jpg

La respuesta, al menos para mí, está clara: porque es un inmenso generador de alegría, júbilo, felicidad y satisfacción. Sí, ya lo sé, también es capaz de generar tristeza, desconsuelo y pesadumbre. Pero, qué quieres que te diga, el ser humano está programado para buscar, encontrar y conseguir la felicidad. Fijémonos pues en la algazara y dejemos a un lado la desdicha.

Otra cosa que me gusta del fútbol es que es una maravillosa válvula de escape. Ayuda a desconectar, a olvidarse durante 90 minutos de los problemas.  Y es que el fútbol no los soluciona pero permite que nos evadamos de los mismos y nos tomemos un respiro aunque sea momentáneo. El fútbol invita a hacer algo que es muy necesario hoy en día: soñar.

En definitiva que me gusta, qué digo, me encanta, adoro el fútbol. Pero ¿y por qué el Real Madrid? Anda y que no hay equipos en el mundo. Madre mía, qué pregunta: y yo qué se. Como te he dicho en otras ocasiones uno no elije al equipo de sus amores. No realiza una prospección de mercado y decide ser de un equipo u otro en base a datos objetivos. No le pide a un profesional que le haga una evaluación psicológica para elegir equipo en base al resultado de la misma. Huyo, como si fuera la peste, de todo aquel que intenta explicarte por qué es de tal o cual equipo. No intento comprender las motivaciones de ningún hincha porque nada de lo que hacen, de lo que hacemos, por su equipo tiene una explicación lógica.

Y entonces llega el día. Llega el partido de fútbol más importante a nivel de clubes: la final de la Champions.

Equipo

Y te levantas decidido a ver como seguimos y continuamos haciendo historia. Pero intentas no pensar mucho en ello. Tienes una vida y no todo gira alrededor del fútbol, por lo menos no todavía. Sea como sea tienes que pensar en otra cosa, todavía es muy pronto para que la adrenalina empiece a hacer de las suyas. Desayunas, te duchas, te arreglas, te vistes, tu mujer te dice que es para hoy, cogéis el coche, recoges a tus padres y te vas a la comunión de tu sobrina. Llegas, saludas a tu hermano, a tu cuñada, a tus sobrinas y al resto de la familia. Ceremonia, comida, regalos, historias, risas, más abrazos, más besos y para casa. Quedan dos horas para la final

Y sucede que ya no puedes disimular más, no te puedes estar quieto, te sudan las manos, sales a la terraza y te quedas mirando el horizonte buscando la orejona. Pones la radio y la televisión a la vez, revisas twitter, facebook e instagram. CARGAS EL MÓVIL no vaya a ser que te quedes sin batería en el momento más importante,  te lavas la cara, dudas entre ponerte la camiseta blanca, la azul o la negra, elijes la blanca, claro, tu mujer te vuelve a decir que es para hoy y salís pitando hacia al bar.

Por el camino oyes la alineación y te preguntas si realmente es la mejor que podemos sacar. Pero enseguida quitas ese pensamiento de tu cabeza: hoy no me voy a enfadar. Lo que diga Zizou.

Y comienza el partido. Y comienza el baile … el tuyo, claro. Palante, patrás, a un lado, hacia el otro, saltas mientras chutas un balón imaginario, sueltas algún improperio, algún que otro taco y buscas miradas cómplices entre los otros habitantes del bar mientras mueves la cabeza negando después de algún fallo.

Gritas con el 1-0

gol Benzema

juras en arameo con el empate, te quedas boquiabierto con el 2-1

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

y te relajas con el tercero.

gol Bale 2

Lógicamente te alegras por BALE. Porque llevas cuatro años defendiéndolo a capa y espada, aguantando chanzas e insistiendo en que es el futuro del Madrid. A ver quién me lo discute hoy.

Aprovechemos este momento y disfrutemos de un equipo que está haciendo historia. Para que los piensan que ganar este trofeo es coser y cantar, conviene recordar que estuvimos 32 años sin comernos un colín en la Copa de Europa y otros 12 años más después en formato Champions. Por tanto …………

Enhorabuena madridistas. A disfrutarlo!!!!!!

uefa_champions_league

Hala Madrid y nada más!!!!!!

23 copas de europa

 

Categorías:Fútbol

Tagged as:

4 replies »