.

Euroliga 2016-17 – Partido 26 – Panathinaikos

Centrarse      

Hola qué tal, cómo estás. Bienvenido a este rinconcito de madridismo.

//platform.twitter.com/widgets.js


Mientras venía el partido, y según iban pasando los minutos, me acordaba de un texto que me enviaron esta mañana por WhatsApp (gracias Alberto) en el que se hablaba del SADAE (Síndrome de Atención Deficiente Activado por la Edad) y no podía dejar de pensar en ello. 

Primero, por favor, antes de continuar lee el enlace anterior y vuelve cuando hayas acabado …..

¿Ya? Peeeeerfecto. Pues continuo entonces. 

Intenta seguirme, por favor. Ponemos el balón en acción y lo coges. Botas una, dos, tres veces, miras al entrenador que te marca la jugada tres abajo. Botas cuatro, cinco, seis, observas la disposición de la defensa contraria y decides cambiar de jugada que para eso tienes el mando ahora. 

Botas siete, ocho, nueve y decides pasar la bola al compañero que tienes a tu izquierda. Cuando vas a hacerlo se te cruza un contrario, botas diez, once, doce, dejas de botar y entonces se te vienen encima dos rivales, los tienes justo detrás de ti y te agachas protegiendo la pelota esperando la ayuda de algún compañero. 

(www.euroleague.net)


Pasan uno, dos, tres segundos y por fin llega la ayuda. Entregas la bola al compañero y te mueves hacia otra zona de la cancha buscando quedarte libre. Los dos adversarios que estaban contigo presionan a tu compañero que después de botar una, dos y tres veces se percata de que estás libre y te pasa de nuevo la pelota. 

Entretanto ya se te ha olvidado cuál era la jugada a realizar … lo cual a estas alturas tampoco es que sea muy importante porque nadie está colocado como debiera. Entonces botas trece, catorce, quince y pides el bloqueo arriba de uno de los pivots, que te hace caso, bloquea a su par y al tuyo. 

Has botado más: dieciséis, diecisiete y dieciocho hasta que ya, por fin, estás libre para tirar, pero no tiras, el dichoso “extra pass“, se la lanzas a un compañero que estaba centrado en ir a por el posible rebote esperando que tiraras tú, el balón le da en la cara y la pelota sale por el fondo. 

De tal forma que al final de la posesión: 

Tienes cabreado al entrenador porque no le has hecho caso.

Te preguntas por qué tomaste la decisión de cambiar de jugada.

El pivot te mira extrañado como diciendo ¿para eso me he llevado un golpe en los riñones?

Has dejado al compañero con el ojo a la virulé del balonazo que les has dado.

No has conseguido la canasta.

Has despertado a la afición rival que ahora anima más que nunca.

El equipo contrario coge moral y se viene arriba.

Y tú te has descentrado. No es habitual pero puede pasar y has acabado cansado, muy cansado … echando de menos aquellos días en que hacías más y te cansabas menos.

Evidentemente esto que te he contado no deja de ser una representación cómica (o por lo menos eso he pretendido) y exagerada de lo que ha pasado hoy … aunque tengo que decirte que las otras ideas que tenía para esta crónica eran mucho peores, te lo aseguro. Eso sí, lo importante es lo que digo en el título: hay que centrarse

//platform.twitter.com/widgets.js


¿Qué es centrarse? Pensar en el partido que se está jugando en ese momento y conseguir la ansiada victoria que nos asegure el factor cancha en los cruces de cuartos. 

Todo lo demás, ahora mismo, es accesorio. 

Aquí el habitual resumen del partido cortesía de la web de la Euroliga.


Todavía tenemos cuatro oportunidades más de dejar esto zanjado. La siguiente será el próximo miércoles en el Palacio a las 21:00 horas otra vez contra el Barça. Con el añadido de que, según cómo se produzcan el resto de resultados de la jornada, una victoria nuestra serviría para conseguir el factor cancha y para dejar eliminados a los blaugranas. Un acicate más para el partido. Antes (sábado a las 19:00 horas) visitaremos Galicia para jugar contra el Obradoiro. Ya te iré contando.

Te dejo con las estadísticas del partido:

(www.euroleague.net)


Categorías:.

Tagged as: