Fútbol

Copa del Rey 2022-23 – Final – C.A. Osasuna

Goles de Rodrygo.
Torró para el Osasuna

No existe ningún hombre que si puede ganar el máximo se conforme con el mínimo.

Friedrich Schiller (1759-1805) Poeta y dramaturgo alemán

Hola, qué tal, cómo estás. Bienvenido una vez más a este minúsculo rincón de madridismo. Pues nada, otro título más para la buchaca, el vigésimo en esta competición. Ya tocaba después de 9 años.

De todas formas, comencemos por lo obvio para que así mi buen amigo Alberto lo lea antes que nada y pueda dedicarse a otras cosas más productivas (que seguro conoce alguna): no es éste el título más importante, a mí no me sirve ni para salvar una temporada. Comparados con Liga y Champions es un titulillo … pero de ahí a que no pueda celebrarlo, va un trecho. Por tanto …

¡¡¡ENHORABUENA, MADRIDISTAS Y RESTO DE HIJOS DE PUTA!!!

Tenéis (tenemos) no más de unas horitas antes de que amanezca para celebrarlo un poco. Ya sabes: alguna puyita al antimadridista que tengáis más a mano en algún grupo de whatsapp (¿sigues por aquí, Alberto?), un chupito de Jack Daniels, dar las gracias a las felicitaciones más sinceras que te lleguen, algo de sexo que también se agradece … y ya está, que a partir de mañana hay que centrarse en la Champions, Guardiola, Haaland y la decimoquinta.

El partido

Si nos centramos en lo meramente futbolístico, podríamos decir que ha sido un partido de luces y sombras. Con un comienzo espectacular, Vini en plan maestro (luego te hablaré más de él), dominando el juego y no concediendo lo más mínimo a Osasuna … media hora nos ha durado la luz.

Ya fuere porque comenzamos a pensar en el City, con el consiguiente ahorro de esfuerzos, o porque los defensas de Osasuna se dieron cuenta de que, como siempre, iban a tener bula arbitral para intentar sacar a Vini de sus casillas, o fuere también porque algunos no parecen estar en su mejor momento (Militao, Valverde, Benzema); el caso es que poco a poco los rojillos empezaron a hacerse con el control del partido.

El bajón en nuestro juego alcanzó su momento culmen al comienzo de la segunda parte. Empeñados en no dar más de 3 pases seguidos y en dejar que Osasuna se viniera arriba, la lógica del «se venía venir» se cumplió en el minuto 58. Gol de Lucas Torró (no hay peor cuña que de la de la misma madera) y media hora por delante para arreglarlo.

(www.realmadrid.com)

Menos mal que Vini (otra vez) volvió a dejar otro destello de su clase (qué bueno es el jodío, la leche) para que Rodrygo (otro que tal baila) pusiera el 2 a 1 final que, sinceramente, creo que es un resultado justo. Sólo hay que reflejar un susto en el minuto 93 (hay minutos que se te quedan grabados para siempre) que salvó magníficamente Carvajal.

En resumen: partido bien ganado, sin alardes y sin hacer tampoco un desgaste extraordinario, pero ganado, insisto, con merecimiento. Otro título para el zurrón, macuto, bolsa, saco o cómo sea que te guste llamarlo. Lo dicho: disfrútalo con moderación

(www.realmadrid.com)

Vinicius

Vinícius José Paixaõ de Oliveira Júnior es ahora mismo y sin ningún tipo de discusión el mejor jugador del mundo. La determinación con la que encara a cada rival que le sale al paso y la facilidad con la que termina yéndose de ellos le convierte en un jugador único e irrepetible. Ver la cara de pavor de los defensas cuando Vini se les va acercando sólo es comparable a la del Padre Damien cada vez que tenía que lidiar con Regan MacNeill.

Sólo hay tres razones para no reconocerlo: no le has visto jugar en tu vida, tu antimadridismo te ciega o tienes los mismos conocimientos de fútbol que yo de física cuántica.

Dicho lo cual, quizá el bueno de Vini debería aprender a lidiar con según qué situaciones. Hay que tener en cuenta en primer lugar que no puede esperar ningún tipo de protección arbitral, es decir, que los árbitros no van a hacer su trabajo y no van a sancionar al agresor (verbal y físico). Hay que tener en cuenta también que los rivales lo saben y que van a hacer todo lo posible por intentar sacarle del partido.

(www.realmadrid.com)

Por eso es importante que ante cualquier intento de tocarle los güevos, él se defienda de la mejor forma posible: dejándolos tirados en el suelo después de regatearles una y otra vez. Por supuesto que en algún momento podrá perder los nervios, todos tenemos un límite, evidentemente, pero lo que pasa es que Vini parece tener el límite muy bajo. Tampoco vendría mal un poco de defensa por parte de sus compañeros, las cosas como son.

Pero en fin, que el árbol no te impida ver el bosque: es una bendición tener a Vinicius entre los nuestros. Y un gustazo ver al antimadridismo rabiar después de cada exhibición de nuestro brasiniño. Dança, Vini, dança.

Seguimos

En fin, como ya sabes, esto es un no parar. Acabamos de ganar la Copa del Rey y sin solución de continuidad en ná y menos llegarán la Champions y sus semifinales. Lástima la lesión de Ceballos (cuya participación nos habría venido de perlas hoy) y, visto lo visto, casi agradeciendo que Militao esté sancionado para el partido de ida … a ver si recupera su nivel de no hace tanto tiempo, que falta nos hace.

Y nada más por hoy. Lo dicho: disfrútalo esta noche y a partir de mañana a centrarse en lo importante. Nos leemos.

(www.realmadrid.com)

Categorías:Fútbol

Etiquetado como:,,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s