.

LaLiga Santander – Jornada 7 – RCD Espanyol de Barcelona

Marcador

Los dos goles de Isco.

Aburrir a las ovejas

Llegas a tu asiento, saludas, hola qué tal, buenas noches, cómo va todo, qué tal la familia, pues yo bien, anuncias que te vas a Wembley a ver el partido contra el Tottenham, muy bien, cojonudo, cómo mola, ya nos contarás, vaya mierda de país éste, ya te digo, no costaba nada dejarles votar, coño que es ilegal, bueno bueno, buen rollito hombre, dediquémonos al fútbol, pues sí, será lo mejor.

Y así, sin darte cuenta, han pasado ya quince minutos del partido durante los cuálesbostezo 3 no ha sucedido absolutamente nada. Y pegas el primer bostezo.

Terminas la coca cola que has comprado de camino a tu sitio, sacas el bocata, dudas si darle un mordisco ya o esperar al descanso, decides que mejor luego porque sino al final del partido vas a tener mucha hambre, lo guardas, comentas lo bien que estuvo Bale en Alemania, tiras alguna pullita al compañero (buen rollito Jesús), te ríes, miras el marcador y otros quince minutos sin que haya pasado absolutamente nada.

Segundo gran bostezo de la noche y, casualidad, en ese mismo momento, mientras bostezo 1abres la boca como si te fueras a comer un elefante de un bocado, Cris le pone un balón en el área a Isco que hace el primero.

Alegría, alboroto, otro perrito piloto, y dices, joder a ver si ahora empieza lo bueno. Y, sí, por un momento, apenas un suspiro, parece que el tiempo se acelera, que todos se mueven y que ofrecen alternativas al compañero que lleva el balón. Pero nada, apenas tres minutillos de ná, no vaya a ser que nos acostumbremos a lo bueno.

Y llega el descanso, agarras el bocadillo, comentas lo gracioso que es que una entrada de Champions en Wembley cueste menos que ver al Granada, das otro mordisco, miras Twitter, te cabreas y te entristeces a partes iguales, piensas en las palabras de Pérez Reverte cuando dijo aquello de que en este país no cogía un tonto más, pues se equivocó usted D. Arturo, todavía hay hueco para unos cuantos, para esas cosas España es un pozo sin fondo.

Acabas el bocata, piensas que la próxima vez te lo traerás de casa porque llamar pan y jamón a eso que te has metido entre pecho y espalda es un sacrilegio, bebes un poco debostezo 2 agua, que ya está caliente, y te incorporas en el asiento para ver el comienzo de la segunda parte.

Rueda el balón y de repente ves que solo hay un equipo con ganas de jugar y, madre mía, no son los nuestros. Fallos infantiles en las entregas, nula intensidad, ningún desmarque y dos clarísimas oportunidades que el Espanyol marra. Han sido solo cinco minutos pero te han parecido cincuenta.

Y de repente vuelve la rutina, ese pasarse el balón sin ningún ánimo de hacer nada, solo procurando tenerlo en tu poder, miras a la derecha, a la izquierda y a tu espalda, y descubres que no hay nadie siguiendo el partido con interés, incluyéndote a ti, claro. Han pasado otros veinte minutos y el cuerpo protesta de la forma más natural que se le ocurre: otro bostezo.

Peeeeeero, como no hay aburrimiento que 100 años dure (o algo parecido, creo) pues en un contraataque es esta vez Marco el que se la pone a Isco que hace el segundo.

El gol unido a los cambios que por fin ZZ tiene a bien realizar, te hace albergar esperanzas de que por lo menos el último tramo del partido sea entretenido: naranjas de la china. Más pases sin sentido, más bostezo 4 - GATOfallos técnicos individuales y más aburrimiento. Tanto es así que ni siquiera te cabreas cuando las primeras unidades comienzan a abandonar la grada diez minutos antes que acabe el encuentro.

Y así llegas al final del partido, preguntas cuándo es el próximo y te vas deseando buenas noches. Que también te las deseo a ti, lógicamente. Igual has tenido la suerte de ver el partido desde casa y has podido echarte un sueñecito. Si ha sido así, enhorabuena y si no has tenido esa suerte, espero que por lo menos los bostezos que seguro que has dado te hayan sentado bien.

Hasta la próxima.

isco

(www.realmadrid.com)

Categorías:., Fútbol

Tagged as:

4 replies »

    • Ya te digo, si hubiera tenido una almohada a mano me habría echado un buen sueñecito. Nos quedaremos con los 3 puntos, qué remedio.
      Gracias por el comentario Jesús y bienvenido.

      Me gusta