Luis M. Solis – Refrescándose

Luis es un compañero de trabajo con el que siempre suelo tener una relación de amor/odio. La primera reacción al recibir un correo electrónico suyo suele ser de disgusto … pasados unos minutos suele ser de “voy a llamarle” … para acabar en un “vale, no hay problema”. Fue de los primeros en responder a la llamada cosa que también le agradezco. La verdad que no me lo imaginaba tan fiestero, tan serio cómo parece. Pero, ya sabes, sorpresas te da la vida.

Así celebró la victoria

Joder, joder, joder … pues no se montó gorda ni ná.

Llegamos a mi urbanización para bañarnos todos por la noche después de tomarnos unas gordas, ataviados de banderas, y tocó todo el mogollón.

Como el conserje nos veía algo perjudicados nos dijo que de ninguna manera nos podríamos bañar en la piscina a deshoras sobre todo teniendo en cuenta cómo íbamos … pero …. como se le escapó la risa (error fatal por su parte) terminó manteado por los aires y en la piscina con nosotros. Después le tuvimos que dar ropa seca y cambiar el móvil de conserjería … joder qué gran día y qué mejor noche.

CAMPEONEEEEEESSSSSSS!!!!!!!!!!!!!