Desde un sofá en las Ramblas

Por Roger Cornet   ___   

Roger es, según definición propia, un “culé tribunero” que ahora mismo no sé lo que quiere decir pero que seguro que él te lo explica rápidamente. Vive el fútbol con intensidad, con mucha intensidad, y le duele el Barça cuando pierde, aunque no siempre lo reconozca. Alaba a los suyos cuando lo hacen bien y les critica cuando lo hacen mal, vamos que es un ser extraño. Y por eso tiene todo mi respeto. Espero que os guste.

————————————

 
Como culé de pro, de los de verdad, no de los que ahora que se han apuntado al carro ganador en la época dorada, no cumpliría con los requisitos para tener el carné de buen hincha. Sería más bien lo que aquí en Barcelona se conoce como ‘tribunero’
 
El ‘tribunero‘ nace durante las épocas más oscuras del club, es decir casi todas; es un ser pesimista por naturaleza y ante cualquier gran partido el pronóstico es claro: “nos meterán 4“. Y, por supuesto, no pidan a un ‘tribunero‘ que anime a su equipo, grite y cante como si no hubiera un mañana (aunque reconozco que algún “Messi, Messi” se me ha escapado de vez en cuando). Al campo se va a ver buen fútbol, y en caso de que no sea así, a criticar a jugadores y entrenador, y si la cosa se pone fea, a sacar el pañuelo a pasear para pedir la dimisión de la Junta.
Ante este panorama, entenderán que si no me entusiasmo con los partidos de mi equipo, es difícil sentirme emocionado ante los dos derbis madrileños que nos esperan en las próximas fechas. Aún así, los principios son los principios, así que todo lo que sea una derrota del Madrid será celebrado casi casi como un título. Y digo casi porque aún no somos el Espanyol, que celebramos más las derrotas del eterno rival que las victorias propias. 
De todas formas, desde hace unos años sí que veo con más intensidad los partidos del Atleti, quizás el hecho de vivir con una colchonera ayuda; y después de ver la desolación absoluta en el rostro de mi chica un par de veces, deseo que este año la Champions se la lleve el Atlético. Seguiremos los partidos juntos, ella con la camiseta de su Atleti (solo se la pone en las grandes ocasiones) y yo con una cerveza en la mano (a palo seco es demasiado duro un Madrid-Atleti) y criticando que Gabi es un leñero o que no saben dar dos pases seguidos. Pero sea como sea, los dos lo veremos con la convicción de que, esta vez, no aparecerá Sergio Ramos, ya sea con un cabezazo en el 93 o con un gol en fuera de juego en la primera parte para dejar a los atléticos otra vez más sin una merecida Champions. Aunque sea solo por una semana, Aúpa Atleti!!!. Y si no, siempre nos quedará la Juve (o el Mónaco).