Antonio Bosom – No son solo 10 años

La primera vez que hablé en persona con Antonio ya hacía varios años que le conocía. Es lo que pasa cuando tu relación con un compañero de trabajo se limita al teléfono. Futbolero es un rato, del Atleti más todavía y lleva la reflexión por bandera. Nunca una palabra de más ni una frase de menos; todo en su justa medida de azúcar, sal, melaza y pimienta … de la picante, claro. Cuando le propuse que se uniera a este proyecto no lo dudó aunque para hacerme sufrir un poco me dijo que “a ver qué me sale, pero no te aseguro nada …” y para hacerme sufrir aún un poco más tardó cuatro días en enviarme el texto … lo que él no sabe es que tenía su plantilla hecha desde el primer día … que ya nos conocemos un poco, amigo.

Así vivió el Mundial: 

No son solo 10 años. Son muchas cosas por las que hemos pasado y que nos han hecho ser, ni mejores, ni peores, simplemente distintos. Aquella victoria empezó con Luis Aragonés, un entrenador que supo dar a nuestro equipo, el de todos, un carácter y una forma de juego que no habíamos sabido definir en mucho tiempo y que, por fin, alguien supo ver, dándonos con el tiempo y poco a poco, los resultados esperados. También gracias a Vicente Del Bosque que comprendió y reconoció que su antecesor le había enseñado y marcado el camino para llegar al objetivo deseado y que, por supuesto, le impuso su personalidad en los momentos necesarios.

Deberíamos dar la gracias colectivamente a aquellos jugadores, técnicos, etc. que hicieron que el país se uniese y mostrase las banderas con orgullo, sin pensar en otras motivaciones y sin echarnos nada en cara, solamente la alegría de estar todos unidos, aunque fuese simplemente por un evento deportivo. Más quisiéramos que siempre fuese así.

Personalmente tengo que agradecer que Fernando Torres nos demostrase a todos, que, aunque jugase lejos de su casa, él siempre será del Atleti, y por lo menos en esa selección campeona, nuestros sentimientos, los de todos los atléticos, también estaban presentes.

Han pasado muchas cosas buenas y por desgracia también malas, incluso hemos pasado por una pandemia que nos ha dejado unas heridas importantes en nuestras vidas, pero vendrá otro mundial y volveremos a ser mejores.

No son solo 10 años.